Inicio » Inicio » Desvaríos » Qué quiere oír realmente esa gente que te pregunta ‘¿Cómo estás?’

Qué quiere oír realmente esa gente que te pregunta ‘¿Cómo estás?’

Publicado en: Desvaríos | 0

¿Qué quiere oír realmente esa gente que te pregunta ‘¿Cómo estás?‘? Los bienpensantes y nopensantes, tribu mayoritaria en este país (y yo que me alegro por vosotros), responderá que es una pregunta sin más, motivada por el interés o preocupación de saber qué es del prójimo. Discrepo.

Con el transcurso de los años y el paso de la gente por mi vida me he dado cuenta de que ¿Cómo estás? es una de las preguntas más genéricas e impersonales que te pueden decir a la cara. Y mirándote a los ojos, sin compasión. Es una pregunta admisible e incluso de agradecer para personas con las que tengas un grado de separación lo suficientemente amplio para no conocer los pormenores y pormayores de tu vida. Pero cuando alguien los conoce, hacerte esa pregunta solo puede significar tres cosas:

  1. Responde más a un convencionalismo social o educacional que a una preocupación real.
  2. No recuerda o considera lo suficientemente relevante como para hacer seguimiento del tema nada de lo que le hayas contado hasta ahora.
  3. Si le contestas algo más allá de “bien”, su cara se tuerce en un gesto de arrepentimiento inmediato, ergo, realmente no quería saber cómo estás.

Sí, ¿verdad? Ahora que reculáis en el tiempo seguro que os encaja más de una opción en situaciones vividas. Lo siento por la bofetada, pero es mejor que os lo diga yo a que os enteréis el día de Navidad.

¿Y qué te contesto yo a eso?

¿Y qué debemos contestar a una pregunta tan genérica? ¿Que cómo estoy? ¿Quieres escuchar la respuesta corta o la larga? ¿Cómo estoy hoy? ¿Cómo estoy en general? ¿Cómo estoy sobre algún asunto en particular sobre el que no me has preguntado jamás a pesar de que te cuento un nuevo capítulo cada vez que nos vemos? Claro que sí, guapi. Al final acabas diciendo que bien y pidiendo una cerveza, que compensa más.

So…

Así que os voy a hacer el llamamiento oficial que desprende este post, totalmente alejada del resquemor e inmersa de lleno en el sarcasmo, que es lo mío: por favor, la próxima vez que queráis fingir interés hacia el prójimo, ¡hacedlo bien! Hay muchas cosas por las que preguntar en la vida de uno. Respirad hondo, haced memoria y que ‘¿cómo estás?’ sea solo el prefacio de una serie de preguntas más personales y cálidas. En plan como si escuchaseis cuando os hablan.

Desengaños de ayer y hoy

De nada.

 

Dejar un comentario