El día que cumplí treinta años
Inicio » Inicio » Desvaríos » El día que cumplí treinta años

El día que cumplí treinta años

Publicado en: Desvaríos | 0

Pues sí. Hoy cumplo treinta tacos. Seguro que más de uno no apostaba que llegaría hasta aquí. De hecho, ni yo misma tenía planes a tan largo plazo. ¿Y ahora qué? Me va a tocar improvisar, que tampoco puede ser muy malo. Aunque con mi historial y esta cabeza, no las tengo todas conmigo. Total, que despistes on board, ¡aquí sigo! Y no me siento muy distinta:

Hoy he vuelto a ir al trabajo sin mirarme al espejo (ni para lavarme la cara). Ayer me quedé sin batería en el móvil y hoy lo he vuelto a perder durante algunas horas (todo ello en el peor momento posible, claro). Sigo sin encontrar mis llaves de casa: el segundo juego. Todavía llevo los calcetines desparejos prácticamente a diario, ya que los muy cabritos se dividen como células en esa mitosis disfrazada de colada. Otro año más, aumento mi consumo de dulces sin poder evitarlo o sigo haciendo apuestas sobre alimentación y ejercicio que sé de antemano que no voy a ganar y e-te-ce.

ross

Este post es una declaración de desintenciones. Un The Very Best Of. Algún día se contarán historias sobre mí. ¡Se recordarán historias sobre mí! Seguramente sólo en mi casa, pero mejor, así estaré allí para verlo: con un manojo de llaves colgadas al cuello cual senil guardián de la ciudadela, un calcetín de cada color y los pelos de anteanoche.

Sin embargo, hoy sí he hecho algo nuevo: publicar este blog, que llevaba unos nada desdeñables años en construcción. Y espero que esta sea la primera entrada de muchas.

 

Gracias a todos por las felicitaciones.

Dejar un comentario